La coherencia como salvavidas

Netlife Project

La relación entre la imagen que se proyecta y la realidad contrastada, funciona como un engranaje.

Distorsionar nuestra identidad por no guardar una planificación adecuada es un problema que puede desembocar en un final fatal, como la pérdida de confianza en la marca.

El masiva información instantánea a la que tenemos acceso, está alterando la forma en la que observamos nuestro entorno. Personas, empresas, productos, ciudades tienden a ser evaluadas cada vez más rápidamente y cada vez menos, con voluntad de llegar a una cierta profundidad en el análisis.

Sostener una posición hoy en día que pueda soportar la velocidad de los cambios del entorno, solamente es posible si los cimientos basados en la confianza están debidamente asegurados. Existen cada vez más casos de nueva creación, que tienen el foco de su negocio en la transparencia y grado de fiabilidad de las personas que llegan al acuerdo demanda-oferta. BlaBlaCar, Airbnb, Uber son claros ejemplos y tal como comentan en esta fantástico artículo de El País Semanal, la economía compartida seguirá cambiando la estructura de muchos sectores en los próximos años.

Después de este pequeño y superficial análisis de un tema que daría para muchas reflexiones sobre el modelo social, si encaramos el lado laboral, trabajadores y empresas deben estar más que nunca preocupados por proyectar una imagen coherente, sin distorsiones que puedan dejarles fuera del mercado. Un factor clave, como adelantábamos en el anterior párrafo, será la transparencia, que nos obliga a enseñar “la cocina” de nuestro negocio, como ya hacen literalmente, muchísimos restaurantes a día de hoy.

Para lograrlo, no cabe otra que planificar estratégicamente que pasos debemos realizar, de forma que nuestra imagen se corresponda con lo que somos y sobre todo con lo que queremos ser. Empresas o individuos que lanzan ofertas o cambian de proyectos sin una línea que muestre la causalidad, se estarán alejando de las mejores posibilidades de éxito.

Construir una imagen, es un trabajo diario y continuo. Es aquí donde el universo digital nos puede ayudar a mantener una comunicación adecuada, que logre mostrar con transparencia y coherencia que realmente, se puede confiar en nosotros. Lo mejor de este nuevo modelo económico, es que en el centro estará por encima de todo, las relaciones humanas.

Diego Díaz Martín

@dinetlife

@netlifepro

Netlife Project Social Media Análisis

Hacia la simplificación visual

No es ninguna noticia, decir que en la sociedad actual la importancia de la imagen es enorme y que todo hace suponer que lo seguirá siendo por muchos años. En un universo, cada vez más conectado, con un acceso mayor y más intenso a las tecnologías de la información, el clasificar, catalogar, conservar y sobre todo descartar información no valiosa es el lógico remedio para no caer en la saturación mental.

Lo cierto es que desde hace tiempo la corriente en comunicación va con rumbo firme hacia la simplificación. Todo lo que haga que nuestro mensaje sea más comprensible nos acerca al logro de nuestros objetivos.

Precisamente simplificar, es lo opuesto a una tarea sencilla pues cuidar el mínimo detalle para armonizar identidad , conlleva un esfuerzo analítico y creativo considerable. Aquí algunos ejemplos 😉

Snapchat, Instagram o Pinterest basan su fortaleza en el carácter visual de su comunicación. En Facebook, los contenidos más compartidos y de mayor éxito han sido desde su inicio las imágenes. Por otro lado, Twitter reduce a 140 caracteres sus mensajes, lo que la convierte también en una plataforma en la que con un golpe de vista extraemos la información.

Esta fuerte tendencia obliga a muchas empresas a realizar un esfuerzo extra en la planificación estratégica comercial, en todo lo relacionado con la estética y diseño de la imagen de producto o servicio. En el caso de los packaging anteriormente presentados, las imágenes hablan por si solas.

¿En tu producto o servicio sucede lo mismo?

Diego Díaz Martín

@dinetlife

@netlifepro

Marketing Online Offline Social Media Canarias

Si no nos prueban, no ganamos

Una gran mayoría de empresas buscan como único objetivo aumentar ventas, para obtener o aumentar beneficio. Este objetivo, lógico y apetecible, no ayuda a lograr un buen análisis de lo que necesita la organización y no debería estar dentro del muy corto plazo, como también es habitual.

Cuando realizamos un análisis interno y externo en profundidad  sobre la posición de la empresa de mercado, incluyendo temas clave como el el estadio dentro del ciclo de vida del producto, podremos vislumbrar que quizá esa gran meta que nos hemos puesto para el aumento en la facturación, nos obliga a recorrer bastante camino previo. ¿Está mi producto en el top of mind de mi público objetivo? ¿Tenemos un producto nuevo que el target no ha probado?

Continúa leyendo Si no nos prueban, no ganamos

Tiempo de decisiones o de dolores de cabeza

Dolor de cabeza

 

Dentro de toda organización se establecen períodos de reflexión o de evaluación de resultados, en los que se analizan los caminos a seguir para lograr los objetivos propuestos. Estas fases implican un fuerte trabajo mental, puesto que al hecho de observar datos para convertirlos en información de valor, le sumamos el stress que implica saber que las decisiones tomadas conllevan descartar otras y claro está, aceptar sus riesgos.

¿Cómo minimizar el esfuerzo en estos períodos?

Continúa leyendo Tiempo de decisiones o de dolores de cabeza

La doble brecha en redes sociales

Comienzo una nueva entrada de este blog, en el que  habíamos dejado de invertir esfuerzo, (por más tiempo del que nos hubiera gustado) para desviar energía proyectos de nuestros clientes y otros personales. La vida es una suma de conexiones y todas son susceptibles de ser importantes.

La situación en el universo digital continúa evolucionando a gran velocidad, o mejor dicho a varias velocidades.

Compartimos este completo estudio, sobre el uso de las redes sociales (incluyendo el efecto Whatsapp) a continuación:

Vencer al “fairness”

Netlife Project

Después de leer este fenomenal artículo de @maldaz no me he quitado el ejemplo del cerrajero de la cabeza. El post entero es de lectura totalmente recomendable pero elijo este fragmento para seguir comentando.

Cuenta que había un cerrajero novato que en sus primeros servicios iba a abrirle a puerta a la gente y, como no sabía usar bien las herramientas, se pasaba una hora luchando con la puerta y casi siempre rompía la cerradura. Al terminar, tenía que cobrarle a la persona por el tiempo y la cerradura rota, y la gente le pagaba encantada y además le daba propina. Cuando fue pasando el tiempo, fue dominando las herramientas y, al llegar a casa de la gente, en dos minutos abría la puerta sin romper la cerradura, con lo que el precio era sustancialmente menor para el cliente. Sin embargo, la gente le pagaba a regañadientes y no le daban propina.

¿Por qué la gente prefería pagar más por un servicio deficiente? Porque calculamos el coste de lo que valen las cosas mediante un mecanismo psicológico llamado “fairness” (justicia), que no se basa en la calidad del servicio o en el placer que obtenemos comprando algo, sino en nuestra percepción de cuánto esfuerzo ha supuesto hacerlo y los costes percibidos. Es decir, nos cuesta pagar por la experiencia, el talento y los conocimientos de alguien si no percibimos el esfuerzo que hay detrás (sea en tiempo o en costes).

Otro extracto: “Este es probablemente también el origen de la percepción de la vieja escuela de que cuanto más tiempo estás calentando asiento en la oficina, más mereces que te paguen y más productivo parece que eres.

Por lo tanto, nos encontramos dentro de un sector como son el Marketing y la Comunicación, intensivos en conocimiento y que actuamos en España, país que en cultura laboral apuesta por cuanto más horas y más duro sea el trabajo mejor… Súbitamente nos planteamos si debemos hacer primero las maletas o buscar otro tipo de oficio. Lo que pasa es que a algunos nos gusta este tipo de actividad y también nos gusta el ecosistema en el que vivimos, así que la solución pasa por mostrar un valor diferencial, que si sea percibido por nuestro público objetivo. ¿Cómo conseguirlo? Continúa leyendo Vencer al “fairness”

La insoportable levedad de las Redes Sociales

Herramientas, las Redes Sociales son herramientas. Instrumentos que de por si no resuelven ningún problema, pero que aplicados adecuadamente puede favorecer la consecución de tus objetivos, siempre desde una óptica empresarial. Aunque es algo obvio, creo que no está demás recordarlo puesto que se siguen dando casos de organizaciones que abren perfiles en numerosas plataformas sociales, para luego quedar en el olvido, como mueble que espera en el trastero.

Los medios sociales han fomentado que muchos quieran coger el micrófono para ser escuchados por la audiencia, solo que la audiencia también tiene un micrófono y tiene cosas que contar.

¿Se les está escuchando o seguimos pensando en lo que tenemos que vender decir?

Pues el caso, es que en una plaza abarrotada de gente, y en la que todo el mundo habla, una de las estrategias más repetidas es la de “hablar” mucho. Y claro, las marcas que quieren hablar mucho pocas veces no siempre consiguen tener “tantas” cosas interesantes que contar a su público. Resultado: ruido innecesario.

El contenido que no aporta valor es molesto (y aunque sea contenido de calidad para un grupo de personas con los mismos intereses, puede ser totalmente prescindible por el grupo de al lado) No digamos cuando utilizamos varios interlocutores (o cuentas sociales) repetimos el mensaje y ya pasamos del enfado a algo peor… ¿Cómo minimizar el grado de error en la saturación de publicaciones? Planificando, siendo creativos, exigentes en los contenidos, monitorizando y “aprendiendo” de nuestra comunidad. ¿Qué le gusta, qué hace que se mueva, qué le emociona? Aprendizaje contínuo.

Además si tuviera que destacar en una plaza, optaría por hacer algo como esto 😉 

Diego Díaz Martín

@dinetlife

@netlifepro

Netlife Project Social Media Marketing

Ya lo decía Einstein

Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados” A.Einstein

No vamos a engañarnos, la situación es dura en nuestro país y el desánimo va calando en toda la población. Un signo evidente es el paro juvenil. Una generación formada como nunca antes, se encuentra frenada, bloqueada, ahogada, justo en el momento ideal para irrumpir en un sistema económico que lo necesita como el aire para respirar. ¿Cuánto años durarán las consecuencias del momento actual?

Cuando luchas día a día con circunstancias incómodas es muy sencillo que tu fuerza, energía, ilusión o cualquier cosa que sea la que logra moverte se vea desgastada.

Pero,  ¿y si cambiamos la perspectiva?

 

¿Y si aprovechamos un cambio de era para crear nuevas formas de juego?

Todos los días encontramos ejemplos de acciones estratégicas en las organizaciones, en sus comunicaciones y eventos publicitarios, que son adaptaciones de otras, en el mejor de los casos. ¿Por qué tanto miedo a innovar?

Tenemos un escenario perfecto, para probar nuevas ideas, para inventar, para adentrarse en nuevas realidades. Solamente hace falta un poco de valor para recorrer el camino.

¿Nos acompañas?

Diego Díaz Martín

@dinetlife

@netlifepro

Netlife Project Social Media

Monetizar o morir en el intento

En la era eminentemente digital en la que vivimos, muchos grandes proyectos eligieron un modelo gratuito o freemium para obtener una rápida difusión. Muchas redes sociales son el claro ejemplo, atraer usuarios como recurso de valor esencial en la empresa.

Lo “gratis” siempre ha sido un valor psicológico seguro para el consumidor (“no pierdo nada”). Además existe la creencia popular que si una app, plataforma o software dejara de ser gratuito, llegaría un competidor que si lo fuera y reemplazaría su lugar. Es probable que esto ocurriera en un momento en el que el sector está en sus primeros pasos y todos los aspirantes luchan por ganar cuota a toda costa. Pero si la evolución comienza a designar a líderes y estos comienzan a concentrar recursos sin darnos cuenta, nos encontraremos con una situación muy cercana al oligopolio. ¿Podrían pactar las grandes plataformas sociales cobrar por sus servicios?

Social Media Marketing

Imagen vía www.benjalink.com 

Continúa leyendo Monetizar o morir en el intento

Elige tu historia

De la Edad Media a la Edad Social Media

Que las cosas han cambiado lo tenemos todos presente. Pero, ¿nos damos cuenta en qué época vivimos?

Muchas de las estructuras que rigen nuestro día a día, no se han modificado en décadas o incluso siglos (leyes, sistemas de gobierno, educación…) Sin embargo la evolución de la sociedad nos reclama nuevas soluciones.

El acceso libre e instantáneo a la información ha supuesto un cambio en las percepciones de los individuos. En el caso del consumidor, a mayor conocimiento mayor exigencia. La eliminación de barreras en la oferta ha incrementado el nivel competitivo en prácticamente todos los mercados, panorama complejo para la empresa que quiere hacerse un hueco.

¿Cómo diferenciarme del resto?

Continúa leyendo Elige tu historia